Un retrato original del Dr. Belisario Porras Barahona, fue donado al Archivo Nacional de Panamá por la Fundación Belisario Porras, en ocasión del 98 Aniversario de Inauguración del histórico edificio.

Le correspondió hacer la entrega a los familiares del expresidente Porras, Marisabel Aramburú Porras y Belisario Porras, en nombre del Dr. Fernando Aramburú Porras, Presidente de la Fundación Belisario Porras, mismo que fue recibido por el Director General del Registro Público de Panamá, Bayardo A. Ortega Carrillo y por el Director del Archivo Nacional de Panamá, Gustavo Joel Cerrud Sáenz, quienes expresaron sus muestras de agradecimiento por recibir tan alta distinción.

En nota escrita, el Dr. Fernando Aramburú Porras, destacó que “deseamos hacerle llegar nuestra más sincera felicitación en ocasión del Aniversario de los Archivos Nacionales, institución creada por el Presidente Porras y que a lo largo de su larga existencia, ha sabido conservar el más preciado tesoro de una Nación, como lo es su memoria histórica”, a fin de que esta fotografía, engalane los Archivos Nacionales, lo que nos llenará de mucha satisfacción, acotó.

La foto fue tomada con el lente del maestro, don Carlos Endara y cabe mencionar, que fue Don Belisario Porras Barahona, quien en su tercer periodo presidencial, tuvo la visión de construir este majestuoso edificio, siendo el primero en Latinoamérica destinado para este fin.

El edificio del Archivo Nacional de Panamá es considerado una joya de la arquitectura panameña. Fue diseñado y construido por el renombrado arquitecto de origen peruano, Leonardo Villanueva Meyer, quien desde sus inicios, dedicó gran parte de su vida profesional a la docencia y a la realización de más de mil obras estatales y privadas en nuestro país, legado que ha sido motivo de múltiples reconocimientos a nivel nacional como internacional.

La inauguración del histórico edificio del Archivo Nacional de Panamá se dio el 15 de agosto de 1924, por el Dr. Belisario Porras Barahona, quien en su discurso de inauguración expresó: “felizmente, señores, la manía se ha realizado y aquí en este edificio que podría rivalizar con cualesquiera de los bellos templos de la Antigua Gran Grecia, obra espléndida de nuestro querido arquitecto Leonardo Villanueva Meyer, aquí guardaremos, depositando en él, las pruebas de nuestros derechos y la relación de todos los incidentes más palpitantes de nuestra vida pública, administrativa y política”.